domingo, 28 de septiembre de 2014

La toma nocturna

Ariane cumplió ayer 4 meses y no perdona una. Por el día hace muchas tomas cortas, succiona con ansiedad y como sabe hacerlo bien solemos terminar rápido, lo que me facilita mucho poder encargarme de Alaia.

Por la noche es otro tema. Los bebés, a medida que van creciendo quitan la toma de las 2/3 de la mañana y pueden estar 5 o 6 horas sin despertarse pero no es el caso de Ariane.

He intentado ponerle el chupete en esos momentos pero termina por ponerse a llorar... así que llevo 4 meses despertándome 3 y hasta 4 veces.

Lo mejor? Que es comer y dormir. Entiende perfectamente que es de noche y yo para facilitar la diferenciación casi no doy ni la luz, tengo una lámpara de mesilla táctil, sin interruptor y la doy para meter a Ari en la cama, la apago y la vuelvo a encender una vez que ha terminado para volver a meterla en el moisés.

Hay días que la he dejado durmiendo con nosotros, entre los dos, pero no me quedo tranquila y me encanta cuando la meto en el moisés y vuelvo a tener todo mi espacio para coger postura y dormir.

No hablo, nada. Ni bajo ni alto. Creo que el no hablar favorece que se vuelva a dormir. Alaia pronto eliminó la primera toma nocturna pero a las 5 cuando se despertaba, se desvelaba y muchas veces no se dormía hasta las 7... para mi era mucho peor. De 5 a 7 se me hacía eterno y descansaba menos. Yo creo que la diferencia es que como también se despertaba Ander hablábamos y la niña de desvelaba...

Aquí os dejo un resumen de los que dicen son los beneficios de las tomas nocturnas.

Por qué es tan importante la toma nocturna?

• Dar el pecho por la noche favorece el aumento de la cantidad de leche. Cuanto más se estimula el pecho mediante la succión, el organismo pone en circulación una mayor cantidad de prolactina, la hormona que estimula la secreción de leche.

• La prolactina también ayuda a relajarte, ya que desempeña una importante función tranquilizadora que facilita el sueño. En consecuencia, dar de mamar por la noche no fatiga ni causa estrés, más bien produce una sensación de serenidad.

• La toma nocturna puede desempeñar una función "educativa". Se trata de la única ocasión en la que el bebé puede adquirir una mejor percepción del tiempo, entendido como una alternancia del día y la noche relacionada con el ritmo sueño-vigilia.

Este mes empiezo a trabajar... así que lo que haré es cambiarla de habitación para ver si dejándome de oler no pide tantas veces... ya os contaré porque puede ser que sea peor el remedio que "la enfermedad" como se suele decir...




martes, 23 de septiembre de 2014

Los tipos de mastitis y su detección

Acabo de leer esta entrada del blog Pediatra de cabecera sobre los tipos de mastitis y cómo detectarlas. La mastitis típica produce dolor, posibles grietas, enrojecimiento y endurecimiento de la zona afectada y fiebre sin embargo hay otro tipo de mastitis, la llamada mastitis subaguda que no provoca fiebre ni enrojecimiento, solo un dolor que te llega a la espalda, dicen que es como si te clavaran mil agujas... al no producir fiebre en la madre es menos diagnosticada y lo que dice el pediatra del blog es que siempre que haya un dolor agudo aunque sea sin fiebre hay que analizar la leche para descartar una posible mastitis del tipo que sea. Que se pierde un tiempo valioso de reacción achacando los dolores y las grietas a una mala postura o que el niño no sabe succionar (cosa casi imposible para el autor y con el que estoy de acuerdo. Somos mamíferos y estamos programados xa ello).

Esta es la entrada:
http://pediatradecabecera.com/tag/mastitis-subaguda/

Espero que os parezca interesante y que no os pase como a mi.

domingo, 21 de septiembre de 2014

CUMPLEAÑOS DEL BLOG 2 AÑOS!!! Acabemos con la guerra de las madres!


Esta semana este blog ha cumplido 2 años pero claro, entre la adaptación a la escuela de la mayor y la lactancia de la pequeña no he podido celebrarlo... como es debido.


Creo que no hay mejor manera de celebrarlo que escribir esta entrada que tenía a medio escribir desde hacía bastante tiempo... pero sobre todo la tenía en mi cabeza. Espero que os guste.

ACABEMOS CON LA GUERRA DE LAS MADRES: STOP MOMMY WAR!!!!!!!

Ser madre no es fácil sobre todo porque cuando te quedas embarazada no sabes qué tipo de madre quieres ser y solo tienes 9 meses para darle vueltas. Hasta que no llega el momento de tener a tu niño en brazos no empieza la práctica, todo lo anterior es pura teoría y a veces lo que decimos no es lo que hacemos llegado el momento... 

Siempre he pensado en la frase "El hombre es un lobo para el hombre" o como diría mi profesor de Latín que en paz descanse "Homo homini Lupus" lo peor para el hombre es el propio hombre. Pues de esta frase he sacado yo la siguiente "Las madres son lobos para otras madres" (aplausos clap, clap, clap!! qué ocurrencia jajaja). Con esto quiero decir que todas y digo TODAS hemos criticado o criticaremos el modo en que otra madre hace las cosas.

Es verdad que yo me veo más en el lado del consejo y no de la imposición de mi forma de criar o pensar en este sentido pero claro, es como me veo yo, nunca sabes cómo te ven las demás... habría que preguntarles a mis amigas... ahora que tienen hijos. 

Centrándonos en el tema de hoy "La Guerra de las madres" que es como han denominado al tema en cuestión este grupo de madres de Conectica (USA) que hace una crítica muy gráfica de esto que os comento, aquí os dejo el link para que veáis todas las fotos. Me ha encantado. 

Hay tantas formas de ser madre como madres hay en el mundo y todas, siempre que sean con amor, son válidas. Por ello, la próxima vez que vayas a criticar las decisiones que tome otra madre, piénsatelo dos veces y si crees que puedes ayudarle dale ejemplos, explícale tus razones pero no le juzgues.

Aquí están algunas de las fotos...

Tuve un parto natural Vs. programé mi cesárea
Le doy sobre todo comída orgánica Vs. dejo que coma comida basura
Estoy dando el pecho a mi hijo de 2 años Vs. Empecé a darle leche de fórmula desde el principio
Hago colecho con mi hijo Vs. Mi hijo duerme en su propia habitación
Estoy deseando volver al trabajo Vs. Me hubiera gustado un permiso más largo
Como ejemplo el tema más controvertido, en estos 2 años de blog he escrito muchas entradas acerca de la lactancia materna con el fin de que las madres que lo lean sepan que son capaces al 95% de dar el pecho SI QUIEREN y que con ayuda se consigue pero en ningún caso he criticado a las que deciden no darlo antes o después del parto. Creo firmemente que la lecha materna es oro líquido y que merece la pena el esfuerzo pero también creo que las madres somos capaces de darlo todo por los hijos sea con la teta o no, el amor o la maternidad no se mide en meses de lactancia.

Y por todo esto..... LETS LOVE MORE & JUDGE LESS o lo que es lo mismo VAMOS A QUERER MÁS Y JUZGAR MENOS!! 


Pues lo dicho, que nos lo pensemos dos veces antes de juzgar a la madre que tenemos en frente, que bastante tenemos que aguantar las madres... 

Y para que veas que el tema es trending topic (muy popular) mete las palabras MOMMY WARS en imágenes de GOOGLE y alucina...

y tu qué opinas? :)

ZORIONAK TRUKITOS DE AMATXU, me alegro de haber empezado a escribir y de que estéis ahí todas criticándome jejeje ;) Os quiero malasmadres!!!! 


domingo, 14 de septiembre de 2014

Los libros... a mano.

Pensando ya en la futura habitación de las dos niñas me doy cuenta de que lo más importante es que los libros estén a mano y sin tapar, es decir, que estén en un sitio que les invite a cogerlos, sin puertas ni alturas de por medio.

En la Educación Montessori es un pilar fundamental el presentar los juegos y actividades en lugares accesibles para el niño, para que elija en cada momento de forma autónoma con lo que quiere jugar.

Ya en esta entrada os hablé de los especieros de Ikea convertidos en estanterías... una idea muy económica, sin embargo no tienen mucho fondo por lo que es más difícil almacenar todos los libros.



En estas otras de la tienda online Verbaudet caben muchos más...


A veces pensamos que los libros son solo para cuando se van a dormir y nos pasamos el día pensando a qué jugar con los niños. No nos damos cuenta de que los libros no solo se leen sino que se puede jugar a 1000 cosas con sus imágenes, nosotras como Alaia todavía es pequeña jugamos al veo veo, a encontrar en el libro a los malos y a los buenos, a los que tienen cara de contentos y a los enfadados... a buscar chicos y chicas, hombres y animales... a lo que se nos ocurra dependiendo del libro.

Hay libros con ilustraciones preciosas pero que son para niños más mayores, para la edad de Alaia cuantos más colores básicos haya y más grandes sean las caras de los personajes mejor, así intento que vaya ensayando para sus futuras clases de educación emocional (de esto ya os hablaré en otro momento).




sábado, 13 de septiembre de 2014

Bugaboo Donkey

Al quedarme embarazada me puse a pensar en cómo iba a ir por la calle yo sola con dos niñas tan pequeñas y no tardé mucho en darme cuenta de que iba a ser un poco difícil quitarle a Alaia la silla...

Con 2 años hay niños que no quieren ni ver la silla pero no era nuestro caso. Alaia todavía se duerme en la silla muchas veces sobre todo cuando damos paseos largos, se relaja mucho y cuando vamos por la ciudad se siente más segura en la silla.

Así que me puse manos a la obra a buscar un carrito gemelar de segunda mano con tan buena suerte que mi amiga Leire justo me dijo que tenía pensado vender su Bugaboo Donkey. Yo pensé, se lo compro lo uso hasta que Ariane ya no necesite capazo y luego lo vuelvo a vender casi "como nuevo".

La bromita cuesta al rededor de 1300-1400 euros nuevo así que no me lo pensé y se lo compré de segunda mano.

Hoy puedo decir que estoy muy contenta con él, gracias a que tengo un ascensor y un coche lo suficientemente grandes... eso si.

Lo mejor es que se conduce de maravilla, subo los escalones de las aceras con una sola mano, lo he metido en la arena sin problemas... es verdad que la silla es un poco estrecha, pero lo suficiente para que Alaia duerma perfectamente y eso es que una niña bastante grande. El capazo aunque también es más estrecho que los demás es suficiente por el momento, Ariane ahora tiene más de 3 meses y cabe perfectamente. Otra cosa que me hizo decidirme es que cuando Alaia no está conmigo, lo hago "MONO" y voy súper bien solo con Ariane y la cesta para las compras, es muy cómodo.

Lo peor, que los plásticos para la lluvia son súper cortos, casi no llegan y cuando se pone a llover tardo bastante en ponerlos. Otra cosa negativa es que claro, cuando vas por la calle ocupas más de la mitad de la acera y como la gente no se aparte y te toque un lento... pues ahí te quedas, es muy difícil hacer slalom con él :) pero es lo que tienen todos los gemelares.

Aquí os dejo un vídeo demostración de todas sus posiciones.






Letras de Madera y más cositas personalizadas en Yvolar

En esta página web de la tienda de Artesanio Yvolar podéis encontrar letreros de madera y más productos artesanales hechos con madera, cristal y tela. Todos los elementos los personalizan y ahí está la gracia. 

Tienen un tarro de palabrotas que me encanta, en el futuro será una compra segura. Cada vez que alguien diga una palabrota en casa... a meter dinerito. Pero para eso, por suerte todavía falta un poco porque de vez en cuando algún juramento se escapa... : )

Además tienen Varitas Mágicas personalizadas, camisetas súper chulas... 

Es un proyecto muy interesante de una familia por lo que con más razón os animo a comprar. 




miércoles, 10 de septiembre de 2014

Homenaje a la Estrellita Musical de Tomy

El mejor regalo que le hemos podido hacer a Alaia desde que nació nos costó solo 16 euros y llevamos usándolo 2 años y 3 meses TODAS LAS NOCHES.

Nos llevamos la estrellita a todas partes, siempre que dormimos fuera, así cuando se mete a la cama aunque no sea la suya siempre escucha la misma canción y ve las mismos dibujos... en casa de los aitites (abuelos), de vacaciones... no se nos puede olvidar.

Es un gran regalo. Crear una rutina de sueño es imprescindible para los más pequeños y escuchar todas las noches la misma melodía le da seguridad, de eso no tengo ninguna duda. Las luces se ven bien y el volumen es el adecuado. Las pilas duran bastante.

Me pasé 2 horas en una tienda de juguetes buscando un juguete musical, mi marido no se lo creía... pero yo sabía lo que estaba buscando, algo pequeño, fácil de transportar, con una melodía que durase por lo menos 10 minutos y que se apagase solo. 

Os presento a la Estrellita de Tomy. A veces la ponemos 2 o 3 veces seguidas pero la mayoría de las noches Alaia se duerme con solo 1 estrellita, como decimos nosotros, que dura 10 minutos.


 Esta entrada no es patrocinada, como todas las de este blog, no me pagan por escribir solo cuento mi experiencia. 

lunes, 8 de septiembre de 2014

Deja de gritar o por lo menos inténtalo...

Cuando leí este artículo en el blog de Rachel Macy Stafford Hands Free Mama me quedé impactada. 
Así de grandes nos ven ellos

Me vi dentro de unos años en la misma situación que su autora y más de una vez, en pleno momento de nervios, me he acordado de lo que decía y me ha ayudado a relajar el tono y las facciones. Porque la forma de mirar a los niños es tanto o más importante que lo que les decimos. 

Lo suscribo todo para no perdelo y volverlo a leerlo las veces que haga falta.



Traducido al castellano por Maia Fernandez. 

Como madre, le doy un gran valor a cada nota que recibo de mis hijas, ya sean garabatos indescifrables o cartas con caligrafía perfecta. Pero el Día de la Madre recibí de mi hija de 9 años un poema que significó mucho para mí. De hecho, la primera línea me hizo contener el aliento mientras cálidas lágrimas se deslizaban por mi rostro.
  • "Lo importante de mi mamá es... que siempre está ahí para mí, incluso cuando me meto en problemas."
    Verás, esto no fue siempre así.
    En el medio de mi vida extremadamente distraída, comencé una nueva práctica que era muy diferente a mi comportamiento usual. Me convertí en una gritona. No lo hacía siempre, pero eran momentos que vivía muy intensamente, como cuando se infla demasiado un globo y éste explota, causando sobresalto y temor.
    Pero ¿qué me hacía perder la calma ante mis hijas de 3 y 6 años? ¿Era que ella insistía en buscar tres collares más y sus anteojos favoritos cuando ya estábamos llegando tarde? ¿Era que quería servirse sola su cereal y tiraba la caja entera en la mesa de la cocina?
    ¿Fue que ella se tropezó y rompió un ángel de vidrio que era muy especial para mí, a pesar de haberle dicho que no lo tocara? ¿Fue que luchó como un boxeador para no dormirse justo en el momento en que yo más necesitaba paz y tranquilidad? ¿Será porque las dos pelearon por cosas insignificantes como por ejemplo, quien era la primera en salir del coche o la que tenía más salsa de chocolate en su helado?
    Si, eran ese tipo de cosas típicas que les suceden a los niños que me irritaban hasta el punto de hacerme perder el control.
    No es fácil reconocer esto. Así como tampoco es fácil revivir esa etapa de mi vida, porque, siendo honestos, me odiaba a mí misma cuando me sucedían esas cosas. ¿En qué me había convertido que tenía que gritar a las dos preciosas personitas que más amaba en la vida?
    Déjame contarte como era mi vida en aquel entonces:
    Mis distracciones:
    El uso excesivo del teléfono, la sobrecarga de compromiso, mis extensas listas de tareas, y la búsqueda de la perfección me estaban consumiendo. Y gritarle a los que amaba fue el resultado directo de la pérdida de control que estaba experimentando en mi vida.
    Inevitablemente, me derrumbé. Y lo hice precisamente en la intimidad de mi hogar, en la compañía de aquellos que eran lo más importante en mi vida.
    Hasta que un triste día…
    Mi hija mayor se había subido en un taburete y estaba buscando algo en la despensa cuando accidentalmente tiró un paquete entero de arroz en el piso. Una lluvia de diminutos granos se esparció en el suelo. Al ver eso, los ojos de la pequeña se llenaron de lágrimas. Y fue ahí cuando pude ver el miedo en sus ojos al prepararse para el regaño violento de su madre.
    “Me tiene miedo”,_pensé con la más dolorosa comprensión que te puedas imaginar. “_A mi hija de seis años le asusta mi reacción ante un inocente error.”
    Con una profunda pena, me di cuenta que no quería vivir así el resto de mi vida y que no era la madre que quería para mis hijas.
    A las pocas semanas de ese episodio toqué fondo. Fue un momento de dolorosa toma de conciencia que me impulsó en un viaje de liberación para desprenderme de las distracciones y comprender lo que realmente importaba en la vida. Fueron dos años y medio de ir reduciendo lentamente los excesos y las distracciones electrónicas…dos años y medio de liberarme de los estándares de perfección inalcanzables y de esa voz interna, guiada por las presiones sociales, que me decía “hazlo todo”.
    Cuando fui abandonando mis distracciones internas y externas, la ira y el estrés que tenía reprimidos dentro de mí lentamente se fueron disipando. Más alivianada, fui capaz de reaccionar ante los errores y malas acciones de mis hijas de una manera más tranquila, compasiva, y razonable.
    Por ejemplo, comencé a decir cosas como: “Es sólo jarabe de chocolate. No pasa nada, puedes limpiarlo y la mesa de la cocina estará como nueva” (En lugar de lanzar una mirada furiosa y poner los ojos en blanco)
    Me ofrecí a sostener la escoba mientras ella barría un mar de cereales que cubría el piso.(En lugar de quedarme de pie junto a ella con una mirada de desaprobación y absoluta molestia.)
    La ayudé a pensar donde podrían estar sus lentes. (En lugar de quejarme por su irresponsabilidad).
    Y en los momentos en que el agotamiento y la rabia estaban a punto de ganarme, entraba en el cuarto de baño, cerraba la puerta y me tomaba un momento para respirar profundamente y recordarme a mí misma que son niños, y los niños cometen errores. Así como yo también los cometía.
    Con el tiempo, desapareció el temor que una vez brilló en los ojos de mis hijas cuando estaban en problemas. Y gracias a Dios, me convertí en un refugio al cual acudir en tiempos difíciles, en vez de ser un enemigo de quien huir y esconderse.
    No sé si hubiera escrito sobre esta profunda transformación si no fuera por el incidente ocurrido el último lunes. En ese momento saboreé cuan abrumadora puede ser la vida y cómo las ganas de gritar pueden apoderarse rápidamente de mí. Estaba terminando los últimos capítulos del libro que actualmente estoy escribiendo y mi computadora se trabó.
    De pronto los últimos tres capítulos que había estado corrigiendo desaparecieron frente a mis ojos. Pasé algunos minutos tratando de volver a la última versión del manuscrito. Cuando eso falló, intenté buscar si tenía guardada una copia de seguridad en la computadora. Al darme cuenta que nunca iba a recuperar el trabajo, me dieron ganas de llorar, y aún peor… quise rugir como un león.
    Pero no pude porque ya era la hora de recoger a los niños de la escuela y llevarlos a natación. Con gran moderación, cerré mi laptop muy tranquila y me recordé a mí misma que podría haber tenido un problema mucho peor que volver a escribir estos capítulos. Entonces me dije: no hay absolutamente nada que pueda hacer sobre este problema en este momento.
    Cuando mis niños entraron al auto, inmediatamente se dieron cuenta que algo andaba mal. “¿Te pasa algo, mamá?” Me preguntaron al unísono, después de haber tomado un vistazo de mi pálido rostro.
    Sentí ganas de gritar: “¡Perdí tres días de trabajo en mi libro!”
    Tuve ganas de pegarle un puñetazo al volante porque el último lugar donde deseaba estar era sentada en el auto. Quería ir a casa y arreglar mi libro, no llevar a las niñas a natación, escurrir sus trajes de baño mojados, peinar sus cabellos enredados, hacer la cena, lavar los platos y acostarlas.
    Pero en lugar de eso, dije con calma: “Me pone mal hablar en este momento. Perdí parte del libro que estoy escribiendo. Y no quiero hablar porque me siento muy frustrada”.
    “Lo sentimos mucho”, dijo la mayor. Y entonces, como si supieran que yo necesitaba soledad, se quedaron tranquilas todo el tiempo que estuvieron en la piscina. Durante el resto del día estuve más calmada que nunca, no les grité e hice mi mayor esfuerzo para no pensar en el asunto del libro.
    Al final del día, después de acostar a mi hija menor me senté al borde de la cama de la mayor para conversar un rato con ella.
    “¿Piensas que podrás recuperar tus capítulos? Me preguntó.
    Y ahí fue cuando comencé a llorar, no tanto por los capítulos perdidos, ya que sabía que los podría reescribir. Sino que mi angustia tenía más que ver con lo agotador y frustrante que puede ser escribir y editar un libro. Había estado tan cerca del final. Sentir que se me había arrebatado esa posibilidad fue increíblemente decepcionante.
    Para mi sorpresa, mi hija se acercó y me acarició el pelo suavemente mientras me decía unas palabras muy tranquilizadores: "Las computadoras pueden ser muy frustrantes", "Yo podría echar un vistazo para ver si podemos recuperar los capítulos.” Y finalmente: "Mamá, tu puedes hacer esto. Eres la mejor escritora que conozco", " Te ayudaré en todo que pueda".
    En mis momentos difíciles, allí estuvo ella alentándome, muy paciente y compasiva, sin aprovecharse jamás de mi momento de debilidad.
    Mi hija no habría aprendido nunca a ser empática si yo hubiera seguido siendo una gritona. Los gritos apagan la comunicación, rompen los vínculos, hacen que las personas se separen en lugar de acercarse.
    "Lo importante es... que mi mamá siempre está ahí para mí, incluso cuando me meto en problemas."
    Lo importante es… que no es tarde para dejar de gritar.
    Lo importante es… que los niños perdonan, especialmente si ven que la persona que aman está tratando de cambiar.
    Lo importante es… que la vida es muy corta para enojarse por pequeñeces como el cereal derramado o zapatos fuera de lugar.
    Lo importante es… que no importa lo que pasó ayer, hoy es un nuevo día.
    Hoy podemos elegir responder pacíficamente.
    Cuando lo hacemos, le estaremos enseñando a nuestros hijos que la paz construye puentes, puentes que nos llevarán lejos de los problemas.





Quién soy?

Este blog va a cumplir 2 años y medio y todavía ni me he presentado. Me llamo Amaya Milara, soy técnico de marketing, tengo 34 años y muchas ganas de hacer cosas entre ellas este blog. 

Soy madre de una niña de 3 años, Alaia y de una de 1 año, Ariane. Todo con A.

Esta aventura empezó como una forma de recabar información de internet, miles de páginas interesantes a las que accedía una detrás de otra y luego se me olvidaban... Con este blog siempre tengo a mano aquella información que me pareció interesante en su día... Además empecé a escribirlo como una forma de ayudar a mis amigas cuando les llegara el momento de tener hijos... ese momento ya ha llegado. 

Este blog, no trata sobre la vida de mis hijas ni sobre la mía en la mayoría de las entradas, sin embargo a veces es inevitable mencionar momentos de mi propia maternidad aún no siendo un diario. Las vivencias en una maternidad consciente de 2 niñas son muchas y enriquecedoras por lo que comparto lo que creo que puede ser de interés general. 

Es mi grano de arena para intentar mejorar una sociedad que a veces parece que cierra los ojos ante las barbaridades que ocurren casi siempre por infancias llenas de ausencias. 

Mi página en Facebook es Trukitos de Amatxu y soy administradora de un grupo cerrado que se llama Aprendo Jugando en el que compartimos juegos y juguetes interesantes y al que te invito. 

En Twitter soy @amatxula

Me puedes escribir sin ningún problema a mi mail, amayamilara@gmail.com y estaré encantada de ayudarte si tienes cualquier duda acerca del blog o de tu maternidad o paternidad. 

Siempre viene bien un consejito ajeno, un Trukito de Amatxu.