sábado, 23 de noviembre de 2013

Cómo educar a nuestros hijos a crecer emocionalmente sanos

El sábado pasado asistí a un curso en el centro Maternaly en Erandio. Me interesé por este curso porque ahora que Alaia tiene ya 16 meses he notado un cambio muy fuerte a la hora de relacionarme con ella. Hemos pasado del lenguaje de la mirada al de los gestos y las palabras. Ahora nos entendemos muy bien y quiero que siga siendo así. 

Siempre he escuchado que el principal problema que tienen los niños para comunicarse es el de no saber explicar lo que les pasa, o mejor dicho, no entender lo que les pasa y por ello no saber explicarlo.

Hasta ahora, Alaia lloraba de cansancio o de hambre, era por necesidades muy básicas, pero a medida que pasan los días sus emociones van siendo cada vez más complejas.

Voy a intentar resumir un poco el contenido del curso sin embargo creo que es mil veces más enriquecedor acudir para escuchar las preguntas de otros padres y la respuesta de la psicóloga que es, al fin y al cabo quien tiene la experiencia y quien enriquece las explicaciones. Si además de psicóloga es madre, como en este caso, mejor que mejor.

Una de las razones que se dijeron por las que se acudía a un curso de este tipo es la preocupación por establecer una buena conexión emocional con nuestros hijos desde que son muy pequeños. Nadie quiere que lleguen a sus 15 años con necesidad de ir al programa “hermano mayor” pero bueno, eso es una exageración. Lo que sí puede pasar y pasa muy habitualmente es que lleguen sus 15 años y nunca hayas hablado con tus hijos de sentimientos, no hayas establecido esa parte del lenguaje con ellos en la rutina diaria y solo se hable de las cosas que pasan pero no de los sentimientos que éstas nos generan.

Un niño desde muy pequeño tiene sentimientos que le provocan diferentes emociones. Sienten y ponen en práctica lo que ven en casa, ven a sus padres cantar, bailar y reír cuando están contentos y gritar y poner malas caras cuando están enfadados… y ellos por imitación hacen exactamente lo mismo.

Es algo natural, no hace falta enseñarlo para aprenderlo, sin embargo es algo de lo que pocas veces se habla con los niños, no se le suele poner nombre. Simplemente son cosas que pasan. 

Pasando a la acción... aplicación del curso:

* Una idea muy buena para empezar a hablar de sentimientos:  enseñarle fotos con personajes en diferentes estados de ánimo y hablar con ellos de lo que ven. Así podremos enseñarle las palabras, contento, enfadado, con miedo, con tristeza... aunque a tu hijo no le entiendas, él te irá entendiendo si se lo cuentas. Cada vez se utilizan más libros que hablan de sentimientos en las aulas, los profesores están más conciencias de que no solo hay que enseñarles los colores y los números...
Libro muy interesante que ilustra los sentimientos. Es de Imaginarium

* Es importante desde el principio no ridiculizar sus sentimientos: No reír cuando lloran por ejemplo. Darle la importancia que tiene a lo que te están contando, aunque sea sin palabras, para que se sienta comprendido y querido. A medida que pase el tiempo y le hayas enseñado las palabras te explicará mucho mejor cómo se siente y sobre todo porqué se siente así, cuáles son las razones. 

* No negarles siempre el llanto: los niños tienen que llorar y tienen que saber lo que es sentirse consolados. Eso sí, poco a poco hay que enseñarles a llorar "con razón", a ir midiendo poco a poco sus emociones. 

* Darle la importancia que tiene a cada situación: no es lo mismo que llore porque quiere algo y no se lo das o porque se ha caído y se ha hecho daño. Tenemos que medir nuestras reacciones ante esos hechos para que el niño vea la verdadera importancia de las mismas.

* No adelantar situaciones: no siempre que dos hermanos juegan terminan peleándose y llorando. Si ocurre pues ocurre, pero no podemos andar todo el día con la misma canción "vais a terminar llorando" porque al final lo que se dice termina por cumplirse...

* Premiar los comportamientos positivos: estamos todo el dia con el no, no, no o mal, mal, mal... tenemos que centrarnos más en recalcar lo que hacen bien y reforzar no ocultarlo dándole más importancia a lo que hacen mal (Ej. en una comida familiar el niño se ha portado súper bien, ha comido bien pero al final en el postre se ha aburrido y se ha levantado de la mesa... qué le dirías?). 

* No alabar "sentimientos encubiertos": la niña a la que otro niño le quita el juguete de las mano y su madre le dice "eres tan buena que ni protestas"... eso no es lo normal, no hay que "premiarlo", porque la niña entiende que encubrir sus sentimientos es lo que hay que hacer si se le alaba. 

* Hay que enseñarle a afrontar sus miedos, con juegos y sentido del humor, pero sin ridiculizarlos: guardar los miedos en una caja, leer libros sobre monstruos o extraterrestres que no dan miedo... los miedos tienen algo de verdad y de mentira por eso es más fácil descubrir con juegos o dibujos lo que le pasa. 

* Afrontar sentimientos de Tristeza, dolor, muerte con la verdad por delante: no tiene sentido decirle que alguien se ha ido de viaje si no va a volver, el niño se sentirá abandonado. Tiene que pasar su propio duelo, a su manera, la de los niños y es normal que en momentos difíciles se olvide y juegue y ría... y tenemos que acompañarle en la medida de lo posible. 

* Hay que afrontar momentos de cariño y amor delante de nuestros hijos: no evitar pruebas de amor con nuestra pareja, no ironizar por vergüenza delante de ellos, no lo entienden y creerán que el amor se interpreta como sus padres o familia lo hacen en casa. 

* Explicarles tu estado de ánimo aunque pienses que no te entienden: los niños son muy egocéntricos, si te ven enfadada piensan que es por su culpa, no piensan que tienes otras facetas en tu vida como un mal día de trabajo, otras relaciones personales… y se pueden sentir culpables.

* Saber pedir perdón a nuestros hijos: cuando pagamos un día agotador con una mala contestación hacia ellos... no entienden tu reacción, que para ellos es desproporcionada, te imitarán en el futuro si no les explicas la situación. 

Estas son algunas de las ideas que surgieron en el curso, la explicación más profesional de lo que supone explicar los sentimientos y cómo hacerlo lo dejo para un siguiente post. 

Espero que os haya parecido interesante, a mi me parece un tema de los que sí o sí hay que enseñar sobre todo en casa y con el ejemplo no solo con las palabras. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario