viernes, 30 de noviembre de 2012

La música es indispensable: Parte 2, canciones para bebés


Como ya he comentado en otro post estamos todo el día con el CD del libro "Mis primeras canciones de relajación" es genial, me encanta. Lo recomiendo de verdad para niños recién nacidos y hasta los 3-4 años ya que la hija de una amiga mía lo sigue escuchando mientras mira los dibujos del libro.

Otros Cds que estamos escuchando son de canciones infantiles tradicionales en Euskera y Castellano y tengo en mente comprar esta Navidad en homenaje a Miliki algún CD de Los payasos de la tele que, aunque no fueron de mi generación, las canciones son de toda la vida y ese hombre se merece un monumento porque marcó a toda una generación.

Otro tipo de música que me encanta para estos momentos son las nanas y canciones infantiles de todos los países... hay una colección de Cds que se llama PUTUMAYO KIDS que con muy originales, puedes escuchas las canciones en su web antes de comprar el CD (una parte de la recaudación la donan a ONGs, tienes la información en su web aquí )


 Lullabies creo que es el nombre de Nana en inglés y en francés es Chansons de Berceau y éstas palabras son las que suelo meter en You Tube para encontrar música interesante de otros países.






La música es indispensable: Parte 1

Nunca he sido muy entendida en música, es decir que me gusta todo y nada, pero me encanta cantar lo que sea, en la ducha, en el ascensor, en el coche...

Cuando éramos pequeñas mi hermana Esti y yo cantábamos en la cama, dormíamos juntas y antes de dormir cantábamos. Tengo un recuerdo muy primitivo (de esos que no sabes a qué años es) cantando en el coche. Además uno de los regalos que más recuerdo fue un aparato que me regalaron para meter cintas de casette y con micrófono... iba por toda la casa dando la serenata con la cinta de Emilio Aragón y la de Xu Xu Xu Xa Xa Xa jajajaja

Para mi la música es algo indispensable, y por eso cuando estaba embarazada me pasé unos cuantos meses eligiendo un aparatillo para la habitación de Alaia. Quería que no fuera muy grande, que tuviera para CD, USB y para el IPhone y a poder ser blanco. Lo mejor de Google es que metes exactamente lo que quieres, le das a imágenes y aparece!! (eso sí, tras buscar y buscar que no es tan rápido).

Quería un reproductor de CD porque soy de esas personas un poco nostálgicas a las que les gusta tener todavía algún CD de verdad y no un Ipod lleno de música sin ninguna personalidad... :) me imagino a Alaia en el futuro viendo las carátulas de sus Cds y poniéndolos ella sola. Además los CDs infantiles vienen con las letras para cantar y dibujitos... creo que merece la pena comprar música infantil, eso sí, también me descargo alguna que otra cosilla.


Al final el reproductor lo compré en Amazon y es éste:


JVC RD-N1W - Reproductor de CD con puerto para iPod (USB 2.0), color blanco

martes, 27 de noviembre de 2012

Hecho a mano: cuna de madera, artesanía Vasca

Hace un mes estuve en la feria de ganado de Markina y como en toda feria de Euskadi que se precie había un puesto de productos hechos madera.

Me gustó especialmente una cunita de madera que se balanceaba, toda hecha a mano... es de esas cosas que no tienen precio y que puede pasar de padres a hijos... una herencia de familia como las de antes, porque en su día no existía Ikea y las cunas se hacían a mano de 1 en 1.

Esta es la maravilla... y no me resisto a poner alguna otra foto más de la feria de Markina con los trajes típicos, los puestos de verduras, las vacas y sus terneros... merece la pena ir a ver el ambientillo, sacar unas fotos y comer un talo con chorizo acompañado de un buen Txakoli.












Movimiento libre, tercera parte: logros intermedios


Según una publicación de la asociación de centros educativos Waldorf-Steiner de España: "Los niños traen un guión interno que les ayuda a recorrer el camino de permanente pérdida y conquista del equilibrio. El impulso que les hace crecer y desarrollarse en su motricidad es tan claro y preciso que no necesitan la intervención directa del adulto en ese proceso, necesitan libertad de movimiento dentro de un marco seguro y que el adulte le acompañe con una actitud atenta y respetuosa llena de confianza en sus capacidades."

Como he comentado en mi anterior entrada sobre Emmi Pikler los niños, si dejamos que sean autónomos en sus movimientos van consiguiendo sin ayuda de los adultos pequeños logros que finalmente llegarán a ser grandes como sentarse, gatear o caminar ellos solitos.

Antes de sentarse por él mismo el bebé va adquiriendo posiciones intermedias que le van dando seguridad en sí mismo, es decir, que va experimentando con el equilibrio de su cuerpo hasta que de repente está sentado solito jugando con sus juguetes. Eso es natural, el niño busca y busca hasta que encuentra esa postura cómoda y autónoma que le permite jugar con varios juguetes que dejamos a su alcance, pero antes se apoya en los codos de lado, se da media vuelta y luego la otra media... hasta que consigue sentarse.

Las posiciones intermedias las hacen todos los niños en las mismas fases, sin embargo no siempre en el mismo tiempo, unos con 4 meses sostienen ya la cabecita boca abajo, otros más adelante... hay que observar los logros del niño sin obsesionarse o te gustaría que a tu te dijeran que corrieras una maratón sin haberte entrenado antes porque hay gente de tu edad que la corre? cada uno a su ritmo.

ESQUEMAS DE LAS POSICIONES INTERMEDIAS (posiciones bisagra en la escala de motricidad de Pikler)

El niño pequeño, cuyo desarrollo no se frena pero al que tampoco se le apresura y, si desde el
principio ha sido tumbado hacia arriba y no hacia abajo, cuando se halla en una posición en la
que se siente a gusto (es decir que puede adoptar y abandonar por sí mismo) se mueve con un
buen equilibrio tónico, realizando gestos y adoptando posturas muy variadas. Los dibujos son
una buena demostración de lo que afirmamos.

El niño pequeño, cuyo desarrollo no se frena pero al que tampoco se le apresura y, si desde el
principio ha sido tumbado hacia arriba y no hacia abajo, cuando se halla en una posición en la
que se siente a gusto (es decir que puede adoptar y abandonar por sí mismo) se mueve con un
buen equilibrio tónico, realizando gestos y adoptando posturas muy variadas. Los dibujos son
una buena demostración de lo que afirmamos.

No se precisan las edades. En efecto, ni el promedio de edad ni las edades extremas de
adquisición de tal o cual estadio o etapa citados en este estudio pueden servir de comparación
para un determinado niño. El mismo niño puede hacerse esperar en lo que se refiere a la ad-
quisición de un cierto estadio, perfeccionando largamente el precedente y llegar muy poco
tiempo después al siguiente o pasarán de nuevo bastantes semanas antes de ir más adelante.

Aquí pues, no existe regla. Por el contrario, y salvo rarísimas excepciones, todos los niños
pasan por todos los estadios.

Lo esencial no es la edad, sino la calidad del gesto, la armonía del cuerpo y del movimiento, la
gran riqueza de variantes para el «mismo» movimiento, la gran diversidad de las posiciones
adoptadas, la motilidad a lo largo de la actividad...

ESQUEMA I. El niño se halla tumbado hacia arriba
(aún no puede ni siquiera volverse de costado)

El niño, todavía tumbado hacia arriba, realiza movimientos cada vez más variados con los brazos, las piernas e incluso con el tronco. Hace «trabajar» sobre todo a los músculos del plano anterior del tronco y efectúa numerosos ejercicios con los músculos abdominales.
Empujándose con los pies, involuntariamente cambia incluso de lugar y puede deslizarse hacia atrás.

ESQUEMA II. Se vuelve de costado, se mantiene tumbado de costado
Se vuelve de costado, se mantiene tumbado de costado
Durante este período, en posición dorsal, puede cambiar de dirección, «dando pasos»
Levanta cada vez más arriba las piernas; sus ejercicios de los músculos del tronco y del abdomen son progresivamente más variados

ESQUEMA III. Se vuelve sobre el vientre y regresa a la posición anterior; se mantiene sobre el vientre.
Con las vueltas repetidas puede cambiar mejor de sitio
Durante este período, en posición ventral, puede cambiar de dirección, dando pasos con las manos

ESQUEMA IV. Se vuelve sobe el vientre y regresa a la posición anterior; se mantiene sobre el vientre
Las diversas maneras de mantenerse o de moverse tumbado hacia abajo

ESQUEMA V. Se mantiene tumbado hacia abajo; aún no es capaz de sentarse ni de ponerse de pie vuelve sobre
Rodando (es decir, volviéndose de la posición ventral a la dorsal, de la dorsal a la ventral varias veces y en el mismo sentido con un movimiento continuo) puede recorrer largas distancias

 ESQUEMA VI. Su posición tumbada hacia abajo sigue siendo la más evolucionada.
Avanza sobre el vientre, repta
Diversas variantes de reptar

ESQUEMA VII. Aún no puede sentarse pero ya se levanta del suelo, «se acoda», manteniéndose de costado: se halla «semi-sentado». En esta posición disfruta de la seguridad suficiente para poder jugar.
Diversas maneras de acodarse y de mantenerse semi-sentado.

ESQUEMA VIII. Se levanta a gatas sobre las rodillas. Gatea sobre las rodillas
Se levanta a gatas sobre las rodillas
Gatea sobre las rodillas
Gateando descubre lugares cada vez más interesantes

ESQUEMA IX. Gatea sobre las rodillas
Trepa al estrado y desciende, se sostiene con las piernas extendidas sobre las puntas de los pies

ESQUEMA X. Gatea sobre las rodillas
Diversas maneras de subir y bajar los escalones

ESQUEMA XI. Se sienta, se mantiene sentado (tal vez no puede ponerse todavía de pie, tal vez sí puede)
Diferentes maneras de sentarse

ESQUEMA XII. Se sienta, se mantiene sentado
Diversas posiciones sentadas

ESQUEMA XIII. Se levanta a gatas sobre los pies
Se levanta a gatas sobre los pies
Gatea sobre los pies
Entra y sale gateando de un barreño

ESQUEMA XIV. Se mantiene arrodillado, «anda» arrodillado
Se arrodilla y vuelve al suelo, agarrándose
Se arrodilla sin agarrarse y, arrodillado, vuelve al suelo del mismo modo. Se desplaza arrodillado.

ESQUEMA XV. Se pone de pie, agarrándose (tal vez es aún incapaz de sentarse, tal vez sí puede)
Diversas maneras de ponerse de pie

ESQUEMA XVI. Se pone de pie, agarrándose
Diversas maneras de volver al suelo

ESQUEMA XVII. Se pone de pie agarrándose, da algunos pasos agarrándose; gatea
Baja los escalones gateando
Baja la escalera, agarrándose

ESQUEMA XVIII. Se mantiene en cuclillas. Ya es capaz de ponerse de pie y de mantenerse sin agarrarse, pero aún no sabe andar
Diversas maneras de ponerse y mantenerse en cuclillas

ESQUEMA XIX. Se mantiene de pie sin agarrase, da algunos pasos sujetándose; gatea. Después anda suelto
Los primeros pasos, suelto
Se pone de pie sin agarrarse y después vuelve al suelo
La marcha

ESQUEMA XX. El niño anda
Algunos movimientos especiales

Hecho a mano: cesta ganchillo XXL

Cuando vi que mi cuñada Alazne había hecho una cesta de éstas no me pude resistir y le pedí que me enseñara a hacerlas. Con un poquito de paciencia ya que solo sabía hacer cadenetas... me enseñó.

Es un detalle muy bonito para regalar y como es ganchillo XXL se hace en un momentito... 3 horitas más o menos tardas en hacerla.

Es muy fácil, se hace con un ganchillo del 10 y con cuerda de algodón. En Bilbao te enseñan a hacerlas en Tricotoki y puedes comprar allí mismo la cuerda o en la tienda Ah! del casco viejo. También puedes comprar online en Sacocharte una tienda de Sevilla que tiene buenos precios, pongo su blog y en Barcelona en el taller de Gloria Fonseca.

Puedes hacerla con asas o sin asas, si la haces altita y sin asas puedes doblar la parte de arriba para afuera ya que es muy moldeable y queda súper bien. Mi cuñada ha hecho una cuadrada para meter dentro la caja de toallitas... hay mil opciones. Cuanto más gruesa sea la cuerda y el ganchillo, más XXL saldrá! pero para bebés me gusta este tamaño, no es tan basto. Además upe

Puedes meter dentro las cremitas del bebé para hacer una canastilla o lo que sea!! si quieres saber cómo la hice escribe en comentarios tu mail y te lo explico. Es muy divertido!! :)





Muchas fotos, muchos recuerdos: WIDDLYTINKS

Hay una herramienta para hacer tarjetas electrónicas, yo las he imprimido y no quedan muy bien pero para mandarlas por correo o colgarlas en las redes sociales quedan muy bonitas.

La página se llama WIDDLYTINKS

Es tan fácil como elegir un marco, poner la foto dentro (a veces no carga bien y hay que tener paciencia) y ampliar la foto o disminuirla para que se vea exactamente lo que quieres que se vea. hay plantillas infantiles pero también de otoño, de fiesta... Me parece una idea muy bonita para anunciar un nacimiento, el bautizo o simplemente tener un recuerdo. La publicidad de la página no se puede quitar... que para eso es una página gratuita.. siempre hay que pagar un precio :)





jueves, 22 de noviembre de 2012

Música rejalante para dormirle: Snatam Kaur

Acabo de escuchar esta música, es perfecta para dormir a un bebé o para relajarte en la cama.

:)

SNATAM KAUR


Muchas fotos, muchos recuerdos: Picmonkey

A medida que los niños van creciendo, te vas dando cuenta de que el momento anterior nunca vuelve y te arrepientes de esa foto que no hiciste... a mi me encantan las fotos, quizás porque soy la más pequeña de 3 hermanos y mis padres se cansaron de hacer fotos con mis dos hermanos solo tengo un pequeño álbum de mis primeros años... y la pena es que no tengo ningún vídeo.

Ander, en cambio tiene 1 album casi por año y muchos vídeos... me da una envidia...

Alaia es de la generación de los bebés más fotografiados, con la cámara de fotos, con el móvil... en cualquier momento le sacamos una foto. Tengo la suerte de que a su aita le encanta organizar las fotos por fecha y con su título o lugar... sino sería una locura. En realidad, vas abriendo carpetas y la veo crecer con un click... llega un momento en el que piensas que nunca fue tan pequeña... pues si lo fue, hay testigos... las fotos.

Un programa muy bueno, fácil y gratuito para retocar fotos o hacer collages es:

PICMONKEY

Las fotos de niños, con un toque retro quedan muy bien!! y si le pones un marco de colores o el borde como si fuera una Polaroid mucho mejor!


 Cuando hagas la foto lo importante es poner el enfoque en los ojos del niño, lo demás si sale difuminado mejor, sino puedes hacer un enfoque selectivo con el Pickmonkey y difuminar los bordes de la foto.



Lo que me pasa con Alaia es que nunca la pillo sonriendo porque en cuanto sale el flash se queda alucinada... y hacerle una foto en casa a un niño sin flash es casi imposible, siempre se mueven!! el flash lo que hace es congelar la imagen para que no salga movida, por mucha luz que haya en la habitación.

Los collage en serie son muy originales!! vas viendo la evolución de su sonrisa o de sus movimientos, sácale mientras se mueve y elige las fotos más expresivas!! puedes sorprenderte jejeje



Otra idea original es hacerle una foto por mes en el mismo sitio (una butaca) o con el mismo muñeco y cuando tengas las 12 fotos ya tienes un regalo original para su primer cumpleaños. Yo lo iba a hacer, pero es de esas cosas que los primeros meses son difíciles de cumplir...





Radio Infantil en Internet: lentejas para tus orejas

Hoy me he enterado de que hay una radio por internet que es para niños de 0 a 8-10 años... se emite por streaming, si no sabes lo que es ya somos dos pero queda muy chulo ponerlo jajajaja

LENTEJASPARATUSOREJAS




Así se definen...


Por qué queremos hacer una radio para niños
Porque si los mayores no se fijan en las cosas, ¡cómo se van a parar a escucharlas! Si un personaje no es real, ¡cómo va a emitir sonido alguno! Si un oso polar vive en zonas heladas, ¡cómo va a aparecer en el salón de casa! Porque creemos en la Fantasía, por eso, hemos decidido hacer una radio para los niños.

martes, 20 de noviembre de 2012

Cuadros de una artista llamada Faby

Ayer por casualidad llegué hasta esta página web de una pintora francesa. Lo mejor de los blogs es que como tienen tantos links a páginas interesantes empiezas buscando algo y siempre terminas encontrando algo inesperado... eso sí por el camino has visto unas 10 cosas interesantes por lo que abres 10 pestañas diferentes de Internet... y terminas volviéndote loca!!

La pintora se llama Faby y sus cuadros me han parecido increibles, son fantasía, colores, movimiento y por supuesto un bonito reflejo de lo que es el caos familiar, donde hay un niño hay mil colores pero mil cosas que ya no están en su sitio. Aprender a vivir así es el primer paso para la tranquilidad... tu vida se ha puesto boca abajo pero se ha llenado de vida...

Uno de los cuadros que más me ha gustado es éste "Le grand Bain!" (el gran baño) y es como me siento esta semana que Alaia empieza la guardería, como si le tuviera que enseñas a bucear... eso sí, con gafas de buceo y dándole la mano por si quiere salir a la superficie... :) una madre es una madre...


Este otro cuadro de una familia numerosa de camping la verdad es que me ha encantado, los estampados de las telas, todos los detalles, el mar al fondo, el riachuelo con sus piedras y la rana saltando.


lunes, 19 de noviembre de 2012

Movimiento libre: Emmi Pikler

Cuando dicen que lo mejor de la maternidad es compartirla, tienen toda la razón ya que con cuantas más madres hables, más aprenderás. Eso sí, quédate con lo que te parezca coherente con tus pensamientos ya que mucha información no siempre es sinónimo de calidad... como todo en la vida... el que mucho abarca poco aprieta.

Hace ya un mes quedamos Ander y yo con Borja, Noe y su peke Ander. Hablando y hablando le comenté que Alaia estaba encantada en la hamaca, que para nosotros era súper cómodo y me preguntó: "¿sabes quien es Emmi Pikler?" pues no, no tenía ni idea. Noe me comentó que tenía una amiga andereño (profesora) en una guardería y que en su formación les dieron información de Emmi Pikler, una señora nacida en 1902 que en 1946 empezó sus estudios de observación en una guardería de Budapest.

Emmi Pikler dirigió el instituto que lleva su nombre hasta  1979
La principal idea de esta señora explicada con mis palabras es que si tu al niño le das confianza (vínculos cálidos con sus padres y cuidadoras) y le das medios adecuados (un lugar fuera de peligros) será capaz de desarrollar sus capacidades de forma autónoma, esto es, moverse de manera libre, reptar, gatear, sentarse y andar él solito, sin ayuda, de forma natural como la vida misma, como lo hacen los animales. Sin que sean los padres los que le induzcan a hacerlo, que sea una actividad auto-inducida y conducida por él mismo.

Ambiente inspirador de Emmi Pikler

El ambiente en tu propia casa, espacio diáfano cálido y seguro.

Desde el día que leí eso, Alaia ya no es tan amiga de la hamaca... bueno, algún ratito está en la hamaca pero la mayor parte del día está en el suelo... encantada :)

Movimiento libre: su espacio seguro

Para que se desarrolle el movimiento libre hace falta que el niño tenga espacio para moverse y que a su alrededor no haya ni mesas, ni sillas, ni cables ni enchufes... no, no me refiero a un parque cerrado, al contrario, un lugar donde pueda estar libre pero segura.

Para empezar y que Alaia esté cómoda en el suelo he comprado una manta de juegos con arco de segunda mano ya que los 70 euros que suelen costar me parecía una pasada. Hay muchas madres que se deshacen de cosas que sus hijos no necesitan!! además, como digo yo, algo usado por otro niño tiene duende :) me costó 25 euros.

La primera vez que la pusimos en el suelo, se dió media vuelta directamente, para mi fue una demostración de su alegria "Porfin me dejais libre!!!"... todavía estoy esperando a que lo repita como una tonta con la cámara de vídeo en la mano... :)
Alaia se lo pasa pipa en el suelo, la pongo de espaldas a la tele para que no la vea y cuando vuelvo está girada (con los pies va rotando), ahora tengo que tener la tele apagada... porque como le atrae... da hasta miedo :)

Dentro de poco le voy a quitar el arco para que se sienta todavía más libre... y ponerle todos los estímulos por el suelo para que estén a su alcance y para ello esta Navidad le he pedido al Olentzero, como me dijo Noe, unos cuadrados de Goma Eva para que tenga un suelo mullidito para moverse agusto. Además son como un puzle con las letras, números o animales y se convierte en cajas también. Tiene muchas utilidades... y es tan grande como quieras porque puedes ir añadiendo cuadrados a medida el espacio se le vaya quedando pequeño.

La mesa de centro de mi salón la quiero tirar ahora por la ventana... jajaja

Fotos de PISO ALFOMBRA GOMA EVA. VITACURA



Cómpralo en una tienda de confianza, hace poco hubo una retirada porque algunas marcas no cumplían con las normas de seguridad para niños.

Además si tienes sitio puedes comprar material de espuma como este set de gateo y otros productos para fomentar la psicomotricidad... eso si, son carillos...






domingo, 18 de noviembre de 2012

La angustia de la separación por Carlos González

Hoy Alaia empieza la guardería... estamos en la semana de adaptación y solo va a ir media hora pero es suficiente para pensar que estos 5 meses han sido los mejores de mi vida y se acaban.

Ya solo voy a estar con ella el 100% del tiempo los fines de semana y vacaciones. Como si se hubiera hecho mayor de repente, como un mazazo de realidad. Se acabó. Me quedan 2 semanas para hacerme a la idea...

Por otra parte pienso que este momento tarde o temprano tenía que llegar, que no están las cosas en el mundo laboral como para no querer ir a trabajar... ay! si me hubiera tocado el cupón de los viernes... no me veían el pelo, por lo menos por ahora...

Los bebés no tendrían que ir a la guardería, no es necesario para ellos socializarse, por lo menos hasta que hablan y son autónomos en movimientos, siendo bebés tienen que estar con su madre/padre. Sin embargo sé que va a estar bien, y que, como tengo la gran suerte de poder empezar a jornada reducida nos vamos a ver todos los días a las 15:00 y sus abuelas (amuma y amama respectivamente) le rescatarán varios días a la semana antes de comer, su aita y yo iremos los viernes a buscarla prontito... para ir a pasear.

Han sido unos meses de libertad absoluta, sin horarios, sin más obligaciones que disfrutar de Alaia cuando come, se duerme y sobre todo cuando se despierta sonriendo. Hemos tenido mucha suerte las dos, con el embarazo perfecto, el parto perfecto y el calor familiar desde el principio... y el calor del sol, la luz... la vitamina D natural en los 5 meses más luminosos y eso que ya estamos en Noviembre.

Alaia laztana, me voy pero solo un ratito. Luego vuelvo... y te canto. 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ANGUSTIA DE SEPARACIÓN por el pediatra Carlos González:

La relación entre madre e hijo es especial; y durante los primeros años la separación es dolorosa para ambos. Bueno, no sé si la separación deja alguna vez de ser dolorosa para la madre...
¿Por qué siempre “madre e hijo”? No, no estoy olvidando el importante papel del padre, ni mucho menos participando en una obscura conspiración para mantener a las mujeres en sus casas. Para hablar con absoluta propiedad, cada niño establece una relación especial con una “figura de apego primario”. Esa figura puede ser el padre, o la abuela, o hasta la monjita del orfanato. Pero en todo caso sólo es una, y casi siempre es la madre. Como “figura de apego primario” es largo y feo, en lo sucesivo diré simplemente “madre”. A partir de su relación con la madre, el niño establecerá más adelante otras relaciones con otras figuras de apego secundarias: padre, abuelos, hermanos, amigos, maestros, novio, compañeros de trabajo, jefes, cónyuge, hijos... Cuanto más sólida y segura es la relación con la madre, más sólidas y seguras serán las demás relaciones que el individuo establezca a lo largo de su vida.

Esta relación entre madre e hijo se mantiene por una serie de conductas de apego instintivas, tanto en una como en otro. La conducta del recién nacido es completamente instintiva, aunque con el tiempo va aprendiendo a modificarla en el sentido que marcan las pautas sociales. La conducta de la madre es en gran parte aprendida; pero por debajo siguen estando unos sólidos instintos. No cuida usted a sus hijos porque se lo hayan explicado en el curso de preparación al parto, ni porque se lo inculcaran en el colegio, ni porque lo recomienden en revistas como esta... hace millones de años, las mujeres (o lo que había antes) ya cuidaban a sus hijos, y la prueba es que todavía estamos aquí. Ningún niño puede sobrevivir si alguien no le cuida, protege y alimenta durante largos años, con infinita dedicación e infinita paciencia.

Habitualmente, las creencias, costumbres y normas sociales van en el mismo sentido que el instinto, y no hacen más que matizarlo o encauzarlo. Pero cuando las normas nos obligan a vivir en contra de nuestros instintos surge un conflicto. Si alguna vez, en el cuidado de su hijo, se ha sorprendido a sí misma pensando algo así como: “Se me parte el corazón, pero hay que hacerlo”, o “Pobrecito, qué pena da, pero es por su bien”, probablemente es que está usted luchando contra sus más íntimos deseos.
Los niños pequeños no pueden consolarse con ese tipo de razonamientos. Sencillamente, cuando su instinto va por un lado y el mundo por otro, se enfadan muchísimo.

La reacción a la separación
Tanto la madre como el niño muestran, decíamos, una conducta de apego, una serie de actividades tendentes a mantener el contacto. La conducta de apego de la madre consiste en acercarse a su hijo, tomarlo en brazos, hablarle, hacerle carantoñas... La conducta de apego del niño, al principio, consiste en llorar y protestar. Más adelante podrá gatear o caminar hacia su madre. Funciona por el mismo mecanismo que la conducta alimentaria: cuando necesitamos comida tenemos una sensación desagradable, el hambre, que nos mueve a comer, y cuando comemos esa sensación desaparece y nos encontramos bien. Pues cuando madre e hijo se separan se sienten mal; el niño llora y la madre le busca. Cuando vuelven a encontrarse desaparece aquel malestar; madre e hijo se tranquilizan y dejan de llorar.

Cuando nuestras felices antepasadas sentían la necesidad de acercarse a su hijo, simplemente se acercaban. Probablemente sólo estaban separadas de sus hijos de forma ocasional y accidental. Aún hoy, una gran parte de las madres del mundo llevan a su hijo a la espalda durante todo el día, y luego duermen a su lado durante toda la noche. Las madres occidentales, y no sólo cuando trabajan fuera de casa, tienen muchas más oportunidades para experimentar la ansiedad de la separación. En algunos ambientes, la madre que pasa mucho rato con su hijo es criticada; se insiste en que reserve tiempo para sí misma, para su marido, para actividades sociales (en las que, por supuesto, llevar a un bebé sería de muy mal gusto).

La ansiedad de la madre que debe separarse de su hijo durante unas horas, para ir al teatro o al restaurante, es un tema habitual de las telecomedias: los complejos preparativos, las inacabables instrucciones a la canguro, las llamadas telefónicas, el precipitado regreso... La reacción del bebé, por su parte, no está en principio mediada por factores culturales. El recién nacido se comporta igual ahora que hace un millón de años. Pero los niños aprenden pronto, y adaptan su conducta a las respuestas del entorno. Por ejemplo, un bebé al que sistemáticamente se ignora, al que nadie coge en brazos cuando llora, acaba por no llorar. No es que se esté acostumbrando, ni que haya aprendido a entretenerse solo, ni que se le haya pasado el enfado; en realidad, se ha rendido, se ha dejado llevar por la desesperación.

La intensidad de la respuesta a la separación depende de muchos factores:

1.- La edad del niño. Los menores de 3 años toleran mal las separaciones; los mayores de 5 años suelen tolerarlas bien.
2.- La duración de la separación. Las separaciones prolongadas (varios días seguidos sin ver a la madre) pueden producir un grave trastorno mental, el hospitalismo (así llamado porque era frecuente en niños hospitalizados cuando no se permitían las visitas), caracterizado por depresión y desapego afectivo.
Basta con una separación muy breve para desencadenar una conducta específica (“salgo un minuto de la habitación y se pone a llorar como si le estuvieran matando”). El método habitual en psicología para valorar la relación madre hijo, alrededor del año de edad, es el llamado “test de la situación extraña”. Consiste, básicamente, en que la madre salga de la habitación en la que está con su hijo mientras éste está distraído, dejándolo en compañía de una desconocida, permanezca fuera de la habitación tres minutos, y vuelva a entrar. El niño con un apego seguro, en cuanto nota la ausencia de la madre, la busca con la mirada, se dirige hacia la puerta, con frecuencia llora. Cuando la madre vuelve a entrar la saluda, se acerca a ella, se tranquiliza rápidamente y sigue jugando. Los niños con un apego inseguro o ansioso se clasifican en dos grupos: elusivos o evitantes (parecen tranquilos mientras la madre no está, y la ignoran deliberadamente cuando vuelve, disimulando su propia ansiedad) y resistentes o ambivalentes (se alteran cuando la madre no está, pero cuando vuelve se muestran agresivos con ella y tardan mucho en volver a la normalidad). Mucha gente confunde fatalmente los síntomas: llaman “caprichoso” o “enmadrado” al niño que tiene una relación normal con su madre, mientras que elogian al que muestra un apego ansioso elusivo: “se queda con cualquiera”, “no molesta”, “se entretiene solo”...
Una separación de sólo tres minutos ya tiene un efecto claro, y la respuesta depende de la relación previa con la madre; de si el niño está acostumbrado a que le atiendan y le hagan caso, o a que le ignoren, o a que le riñan.
Las separaciones más largas y repetidas producen una reacción más intensa. Incluso los niños con un apego seguro pueden mostrar conductas evitantes o ambivalentes cuando la madre vuelve del trabajo. Pueden ignorarla, negándole el saludo y la mirada; o bien colgarse de ella como una lapa y exigir constante atención, o incluso mostrarse agresivos. Es muy probable que alternen las tres conductas en rápida sucesión. Es importante que los padres comprendan y reconozcan que estas conductas son normales. No hay que tomárselo como algo personal, su hijo no ha dejado de quererla ni nada por el estilo. No está enfadado contra usted; está enfadado por su ausencia. Enfadarse con él, devolver el desdén con desdén o la ira con ira,
intentar técnicas educativas para modificar la conducta del niño, no es más que una pérdida de tiempo. Ya que puede estar pocas horas con él, al menos dedique esas horas a prestarle atención y cariño, a demostrarle que le sigue queriendo igual aunque él esté enfadado.

Tómelo en brazos, cómaselo a besos, juege con él, recarguen baterías antes de la próxima separación.

3.- La frecuencia de las separaciones. Tras una primera experiencia, el niño parece desconfiado, exige atención constante, como si vigilase a la madre temiendo que se vuelva a ir, y puede reaccionar aún peor la próxima vez.
4.- La persona que substituya a la madre. Si es alguien a quien el niño conoce bien, que le presta atención y le trata con cariño, como el padre o la abuela, el niño puede soportar bastante bien unas horas de ausencia de la madre.
5.- La calidad de la relación previa con la madre. Entre los menores de tres años, los que tienen una mejor relación con la madre son los que más parecen sufrir con la separación; en el otro extremo, los niños desatendidos hasta bordear el abandono apenas reaccionan cuando su madre se va. Un observador muy superficial puede pensar que el niño está “tranquilo”, o incluso “feliz”; en realidad, lo que ocurre es que está tan mal que ya no puede estar peor; no pierde nada cuando se va su madre, y por tanto no le importa. Por desgracia, las madres escuchan a veces consejos como “no lo cojas en brazos, no le des el pecho, no juegues tanto con él... si se acostumbra, sufrirá más cuando tengas que volver a trabajar”. Pero así el sufrimiento es mayor, y desde el primer día; lo único que disminuye es la manifestación externa de ese sufrimiento. No, al contrario, dele a su hijo todo el cariño y todo el contacto físico que pueda, durante todo el tiempo que pueda.  Que tenga el mejor comienzo.

Después de los tres años, y sobre todo de los cinco, ese buen comienzo da frutos manifiestos. Son entonces los niños que habían tenido una relación más intensa con su madre, más brazos, más contacto, más juegos, los que mejor se adaptan a la separación. Porque el cariño ilimitado de los primeros años les ha dado la confianza en sí mismos y en el mundo que necesitan para iniciar el camino de la independencia. Ahora sí que están contentos en la escuela, y es verdadera felicidad y no simple apatía, una felicidad basada en la seguridad de que su madre volverá y les seguirá queriendo. La conducta de apego (el llanto y las protestas del niño separado de su madre) tiene un valor adaptativo. Es decir, a lo largo de millones de años, ha tenido un efecto, mantener juntos a la madre y a su hijo, efecto que ha favorecido la supervivencia de los niños y por tanto de los genes que regulan dicha conducta. Cuando la conducta de apego alcanza su efecto se refuerza; es decir, se repite con mayor intensidad y frecuencia. Cuando no produce efecto se debilita y puede llegar a extinguirse. El primer día que usted vaya a trabajar, será probablemente la separación más larga de su hijo desde que nació.

Hasta ahora, cuando él se encontraba solo, lloraba, y alguien aparecía en pocos minutos y le cogía en brazos; normalmente usted, a veces papá o abuela. Si el niño no se consolaba en pocos minutos con otra persona, usted siempre acaba por aparecer, tal vez tardaba media hora si había salido a comprar... Pero hoy, haga lo que haga su hijo, usted no volverá en ocho o diez horas. En el mejor de los casos, si está con la abuela o con otra persona que le puede prestar atención exclusiva, esa persona vendrá a consolarle en pocos minutos. Si está en una guardería puede llorar durante mucho rato sin que nadie le coja en brazos; la cuidadora tiene ocho niños y sólo dos brazos.

Los primeros días puede que su hijo llore bastante. Pero su llanto no tiene la respuesta esperada; mamá no vuelve. El niño aprende que, en determinadas circunstancias, llorar no sirve de nada, y poco a poco deja de hacerlo. Pero eso no significa que la separación ya no le afecte; las separaciones repetidas, recuerde, producen una angustia cada vez mayor, que no se manifestará mientras la madre está ausente, sino precisamente cuando la madre vuelve.

Entonces las protestas del niño sí que tienen (por fortuna) la respuesta esperada. Dicho de otro modo: el niño puede estar bastante tranquilo en la guardería, o con la abuela. Puede estar incluso, si tiene suficiente edad, contento y activo, jugando y riendo. Pero cuando vuelve a ver a su madre rompe a llorar, se le echa encima, se pega a sus faldas, grita, le exige brazos, se enfada con ella, le pega, vuelve a llorar... Lo que se suele llamar “ponerse muy pesado”. Como de costumbre, algunas personas lo entienden todo al revés. Si en la guardería estuvo jugando, es que no le pasa nada. Y si, no pasándole nada, luego se pone a llorar, es que tiene cuento  hace teatro. Y si hace teatro precisamente con su madre es porque ésta se deja tomar el pelo y no sabe imponer disciplina, y él pretende hacer que se sienta mal, castigarla por haberse ido.

¿Qué debería hacer entonces el pobre niño para demostrar que sí que le pasa algo, que no es comedia? ¿Pasarse seis, ocho o diez horas seguidas llorando en la guardería? Por favor, nadie puede hacer eso, por grande que sea su dolor. Imagínese que acude al funeral de un buen amigo. Seguro que pasa un rato muy triste, y en algún momento busca el contacto de un amigo común, se abrazan y lloran. Pero al cabo de unas horas estará tomando un café, tal vez con ese mismo amigo común, y hablarán de cosas sin importancia, y sonreirá, y esa misma noche cenará y verá la tele, y al día siguiente irá a trabajar como si nada, y nadie en el trabajo sabrá que viene usted de un funeral, y alguien contará un chiste, y usted se reirá. ¿Significa eso que no le pasa nada, que su dolor no era sincero, que sólo hacía comedia? Pero no hace falta recurrir a ejemplos tan extremos, pues también la madre sufre cuando se separa de su hijo pequeño. ¿Acaso no se le partió el corazón cuando lo dejó por la mañana? ¿No ha pensado varias veces en él, qué hará, cómo estará, habrá llorado mucho? ¿No ha venido lo antes posible a recogerlo? Y, sin embargo, ¿no ha pasado la mañana trabajando normalmente, disimulando su dolor, hablando con la gente, sonriendo? Pues su hijo ha hecho lo mismo.

No es raro que el niño llore más a medida que va creciendo. A los 5 meses estaba tranquilo en la guardería, y tranquilo en casa. A los 14 meses llora cada mañana porque no quiere ir, y pasa las tardes de muy mal humor. Por un lado, como dijimos, la repetición de las separaciones aumenta la angustia. Pero, sobre todo, el niño de 5 meses no puede sentarse, no puede hablar, no puede gatear... sus posibilidades de expresar la angustia son menores, pero eso no significa que esté menos angustiado.

A veces, este cambio es relativamente brusco. Un niño que parecía bien adaptado a la guardería de pronto se resiste con uñas y dientes tras las vacaciones de Navidad o de verano. Creo que en estos casos influyen dos factores: por un lado, la relación con su madre ha mejorado mucho en esas semanas; ha sido tan feliz en su compañía que ahora la pérdida es más evidente. Por otro lado, los niños pequeños no comprenden muy bien eso de las vacaciones. Simplemente, se había acostumbrado a aceptar algo como inevitable, Mamá siempre se va a trabajar, y de pronto ve que no es inevitable. “Si la semana pasada se quedó conmigo, ¿por qué no puede quedarse también esta semana?”.


Con quién dejaré a mi hijo 

Si la madre tiene que ausentarse, para ir a trabajar o simplemente para ir a comprar el pan, alguien tendrá que substituirla (es muy peligroso dejar a un bebé o a un niño pequeño solo en una casa, aunque sea poco rato).
¿Qué características debería cumplir esa persona?

1.- Alguien que pueda dedicarle al niño tanto tiempo como le dedica la madre. Por supuesto que la madre no le dedica cada minuto de su tiempo: va al lavabo, habla por teléfono, prepara la comida... Pero cuando el bebé está despierto, pasa mucho rato mirándole a los ojos, diciéndole cosas, tocándole, cantándole... y también mucho rato saludándole desde lejos, diciéndole alguna cosa al pasar para mantener el contacto. Si el niño llora, la madre puede acudir en pocos minutos (a veces, en pocos segundos), y dejar cualquier otra cosa para tenerlo en brazos todo el tiempo que haga falta. La persona que la substituya, ¿tendrá tiempo material para hacer lo mismo?


2.- Alguien a quien el niño conozca. El padre es ideal, y la abuela (o el abuelo, que cada vez están más espabilados) u otros familiares también suelen serlo, si han tenido suficiente contacto previo con su hijo. Pero los niños no sienten “la llamada de la sangre”; si nunca ha visto a su abuela, es tan desconocida como cualquier otra persona.
Muchas madres intentan acostumbrar a su hijo a los biberones una semanas antes de volver al trabajo. Es un esfuerzo inútil, que suele conducir a la frustración (¿por qué iba a aceptar un biberón, si está allí el pecho de su madre?). No pierda el tiempo con eso; lo realmente importante es acostumbrarlo a la persona que le cuidará. Si va a ser la abuela, que venga o vayan a visitarla casi cada día. Si va a contratar a una cuidadora que venga a casa, contrátela con un par de semanas de antelación. Si va a llevarlo a la guardería, vaya con su hijo las últimas semanas.
Vaya con su hijo; esa es la clave. No estamos hablando de dejarlo solo con la canguro o en la guardería, y volver al cabo de una hora, y otro día al cabo de dos horas... Eso tal vez sea un poco mejor que dejarlo ocho horas de golpe; pero muy poco mejor. Lo que está haciendo en realidad es adelantar la separación en dos semanas, y desperdiciando parte del precioso tiempo que aún le queda para estar juntos. No. Se trata de que la canguro venga a casa y estén las dos con su hijo, o de que vaya usted a la guardería y permanezca allí con él una o dos horas. Si su hijo conoce a la nueva cuidadora, o el nuevo ambiente de la guardería, precisamente cuando más angustiado está porque se ha separado de usted, es probable que asocie esas sensaciones desagradables al nuevo lugar o a las nuevas personas. Vamos, que les cogerá manía. En cambio, las personas y lugares a las que conoció en momentos de felicidad (es decir, estando con usted) le traen recuerdos agradables que le ayudan a soportar la separación. Y también se abre camino en su cabecita una vaga idea de que “esta señora es amiga de Mamá, puedo confiar en ella”.
Es posible que aún queden guarderías en que no permitan la entrada de la madre. En mi opinión, la negativa a que la madre entre en la clase en cualquier momento que ella elija, y permanezca junto a su hijo durante todo el tiempo que ella desee, sería motivo suficiente para empezar a buscar otra guardería.

3.- Alguien estable. No es bueno que un niño pequeño pase de mano en mano. Tanto las abuelas como las guarderías suelen cumplir este requisito de estabilidad; pero si contrata a una canguro, asegúrese de que realmente piensa dedicarse durante años a cuidar de su hijo, y no está simplemente buscando un empleo de verano.

4.- Alguien en quien pueda confiar plenamente. Que trate a su hijo con cariño y respeto, que jamás le haga daño. Del padre, de los abuelos, de los tíos, usted ya sabe, por experiencia de años, qué puede esperar. Pero dejar a su hijo en manos de una desconocida requiere un acto de fe, y este es otro motivo por el que conviene que no sólo su hijo, sino usted misma, conozca a esas personas durante un par de semanas, y valore durante horas su conducta hacia el bebé.
Por desgracia, de vez en cuando se descubren casos de malos tratos o abusos sexuales. No tenga miedo a parecer obsesiva o desconfiada; tiene usted todo el derecho del mundo a desconfiar, a pedir referencias, a hablar largo y tendido con esa persona y “examinarla” (“¿crees que es bueno cogerlos en brazos?” “¿qué harás cuando llore?” “¿y si no quiere la papilla?”). Al fin y al cabo, le está usted confiando su bien más preciado, su propio hijo, y en el momento en que es más vulnerable. Si no se atreve a dejarle a esa persona las llaves de su casa, las llaves de su coche o su tarjeta de crédito, ¿cómo se atreve a dejarle a su hijo?
La persona que cuide a su hijo debe tener también la madurez y experiencia necesarias. Una adolescente puede ser adecuada para hacer compañía a un niño de seis años mientras usted va al cine; pero cuidar a un bebé no es lo mismo.


Las opciones en la práctica


1.- Abuelos y otros familiares. Deben tener, por supuesto, ganas de encargarse de su hijo, y salud y fuerza suficiente para hacerlo. A veces vemos abuelas auténticamente explotadas, la palabra es dura pero real.
En el otro extremo, algunas madres podrían dejar a su hijo con un familiar deseoso de cuidarlo, pero no se  atreven por temor a parecer “aprovechadas”. En algunos casos, una forma de superar esta situación es pagar por el cuidado de su hijo, como pagaría si lo llevase a la guardería. Así puede obtener una buena atención para su hijo sin sentir que se aprovecha,y al mismo tiempo puede ayudar económicamente a unos abuelos con una pensión escasa o a una hermana en paro sin ofenderles.

2.- Alguien que venga a casa a cuidar a su hijo. Puede ser una amiga o conocida que necesite un trabajo. Para buscar a una profesional, una buena opción es a través de una guardería. Allí van las estudiantes de puericultura a hacer prácticas, y pueden recomendarle a alguna.

3.- Llevar a su hijo a casa de otra persona. En ocasiones, tres o cuatro amigas con niños de edades similares se ponen de acuerdo, una cuida a todos los niños mientras las otras trabajan, y comparten sus ganancias. En algunos países, los gobiernos facilitan y subvencionan estos arreglos. En España, algunos ayuntamientos, como el de Sant Feliu de Guixols, promueven un servicio de cuidadoras de niños, haciendo cursos de formación y dando a las cuidadoras un diploma.

4.- Llevar a su hijo a una guardería. En el momento actual, esta suele ser la opción menos recomendable, pues por desgracia la legislación española permite ocho niños menores de un año por cuidadora, y muchos más después del año, lo que es absolutamente incompatible con una atención adecuada. Incluso una persona cariñosa, experimentada y dedicada no tendrá tiempo material para cuidar a ocho bebés. Sólo en darles de comer y cambiar pañales se le pasará casi todo el tiempo. En Estados Unidos, la ley sólo permite cuatro niños por cuidadora, y muchos expertos consideran que eso es excesivo y que debería reducirse a tres.
El problema, por supuesto, es económico. Las guarderías no se inventaron para satisfacer una necesidad de los niños, sino una necesidad del sistema capitalista, que necesita el trabajo de los padres para mantener niveles de producción y consumo adecuados, y por tanto algo hay que hacer con los niños. En Bielorrusia, donde las madres disfrutan de una licencia de maternidad de tres años (recuerdo del sistema comunista), no hay guarderías. ¿Quién iba a querer instalar una?

Por lo tanto, el razonamiento no ha sido: “los niños necesitan tanto espacio, tantas cuidadoras, tantos materiales... todo esto cuesta tanto dinero, vamos a ver de dónde lo sacamos”, sino al revés: “disponemos de tanto dinero, vamos a ver para qué nos llega”. Y la cantidad de dinero disponible es sólo, por definición, una pequeña parte de lo que gana la madre, porque si no no le saldría a cuenta ir a trabajar. Y en nuestra sociedad las madres suelen ganar menos que los padres. Así que sólo llega para grupos sobrecargados a cargo de cuidadoras mal pagadas (las puericultoras de la guardería deberían ganar más que los profesores de universidad, puesto que están haciendo un trabajo más difícil, más delicado y más importante).

Esta aberración se extiende por toda la sociedad, contribuyendo a desprestigiar el cuidado de los niños: La hora de faenas domésticas se paga mejor que la hora de cuidado de niños (¿qué es más importante, que le dejen el suelo bien limpio o que atiendan bien a su hijo de un año?). La madre que toma la costosa (pues no cobra) decisión de dedicarse plenamente a cuidar a sus hijos durante meses o años no es más que una “maruja”, y muchos en su entorno se asombran o se compadecen de ella porque “no hace nada” o “renuncia a su carrera”. En cambio, la que trabaja fuera de casa “se realiza”, sea cual sea ese trabajo: escribir a máquina durante horas, meter sardinas en una lata o incluso cuidar a ocho bebés en una guardería.

Si necesita llevar a su hijo a una guardería, visite varias y compruebe cuántos niños hay en cada una, cómo les tratan, el carácter y la simpatía de las señoritas, si dejan entrar a la madre... Si trabaja lejos de casa, si tiene que pasar cada dia una hora en el tren o el autobús, le conviene una guardería cercana a su lugar de trabajo: así puede estar una hora más con su hijo al ir, y otra al volver, y tal vez incluso visitarle a la hora del bocadillo.


Cómo recuperar lo perdido

Ofrézcale a su hijo todo el cariño, el contacto físico y la atención que pueda durante todo el tiempo que pueda, por las tardes y en los fines de semana. Acepte su conducta como normal, reconozca que sus llantos, protestas y exigencias no son “caprichos” ni indicios de malcriamiento, sino pruebas de amor.Muchos bebés parecen iniciar espontánemente un programa de “reducción de daños”. Mientras su madre no está, se pasan casi todo el rato durmiendo y no comen nada o casi nada, ni siquiera aceptan la leche que su madre se sacó y les dejó en la nevera. Luego pasan la tarde y la noche en danza y enganchados a la teta. Es agotador, pero al mismo tiempo un gran consuelo para la madre, que piensa “es como si no me hubiera ido, no me echó de menos porque estaba durmiendo”. Muchas madres que trabajan deciden meterse al niño en lacama por la noche; es la manera más fácil de satisfacer las necesidades de pecho y contacto de su hijo, y al mismo tiempo dormir lo suficiente para poder mantener la cordura. Recuerde, el meollo de la conducta de apego, lo que su hijo instintivamente necesita, es su presencia. Incluso una madre dormida le sirve, al menos por la noche. Ya ha tenido la tarde para mirarle a los ojos, hablarle, jugar con él... ahora puede dormir tranquila, que su hijo ya se tranquilizará solito cuando se despierte y la vea a su lado.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Introducción de los sólidos: segunda parte, primeras compras


QUE CONSTE QUE NO ME PAGAN POR ESTA PUBLICIDAD pero me encantan este tipo de productos y lo quería compartir. hay alternativas mucho más baratas, sin duda. Esto es un pequeño capricho y yo soy un poco caprichosa. Eso sí, estoy segura de que me van a durar si los cuido bien y eso es lo que voy a hacer...

Acabo de comprar unos productos de la marca Tommee Tipee para empezar con los sólidos.

Esta marca tiene un surtido muy ámplio y aunque no he comprado ningún biberón me parece muy originales los productos que tienen para la siguiente fase por sus colores y sus formas. Por supuesto que no es necesari gastarse el dinero en esto, sin embargo creo que lo barato sale caro y al final puedes terminar comprando muchos tuppers en los chinos que se te estropean. Además es MUY IMPORTANTE que los recipientes de plástico para la comida del bebé sean LIBRES DE BISFENOL A.

Entre los productos hay vasos de aprendizaje para el agua, cucharas de silicona, recipientes nómadas para comer la merienda en el parque con cuchara incorporada, mantel antivuelco...

Esto dicen en Babies´r us de la marca TOMMEE TIPEE EXPLORA

Diseñado para llevar a los niños desde los primeros sorbos hasta los tragos de adultos, desde los pequeños bocados hasta masticar bocados más grandes, los productos para beber y comer de Explora están diseñados para que se utilicen de manera intuitiva y con relajación. La vajilla bien pensada para niños pequeños – tales como cucharas que detectan el calor, tazones ergonómicos, platos divididos y una variedad de tazas para que la transición del biberón sea más fácil y natural – está diseñada para que tus hijos exploren.





Estos recipientes son aptos para el microondas, y tienen la base flexible para que si los meter en el congelador puedas sacar su contenido sin problemas como si fuese un flan. 
Dos cuestan 9 euros pero duran y no se deforman. 


 Estas cucharas son especiales para aprender, como son de silicona no les hacen daño en las encías y con lo que se mueven al comer es importante.
MAGIC MAT es un mantel que se adhiere a cualquier superficie y con una ventosa se le pega el bowl, es para cuando los niños empiezan a querer comer solos. Me parece una idea muy original para que puedan ser más independientes y no te pases el día pasando la fregona... cuesta 12 euros aprox. 

Se adhiere a la mayoría de las superficies planas
Sujeta los platos y los boles para que no se muevan
Evita grandes derrames
Fácil de limpiar
Apta para todas las etapas de sólidos
Para usar con otros productos para primeros sólidos de Tommee Tippee
Incluye un bol para primeros sólidos de Tommee Tippee
Escurre biberones: existe de todos los tipos y tamaños, yo estoy buscando uno que no sea muy grande porque mi encimera no es muy grande... he encontrado éste de Bellemont pero es un poco caro unos 36 euros. 



Este de Chicco cuesta 12 euros y medio... 



Para limpiar lo normal es utilizar un cepillo limpia biberones como éste de Suavinex que es el que tengo yo y cuesta al rededor de 6 euros. Es importante poder limpiar el biberón y la tetina a fondo. Yo no voy a hervirlos. Cuando los compré los herví y por poco me cargo las tetinas. Basta con utilizar un buen detergente y agua MUY CALIENTE /cuidado no te quemes!!!!! :D

Tiene dos partes que se acoplan, la más pequeña es para las tetinas, llegas hasta el fondo del agujerito, pero cuidado!! no lo abras más hasta que no lo necesites... hay gente que a medida que el bebé crece va abriendo el agujerito y así no tienes que comprar tetinas constantemente. 

Para lavar puedes utilizar el Fairy de toda la vida y aclarar muy bien o comprar un detergente especial para los productos del bebé. Este de NUK cuesta 5 euros y cunde un montón, yo acabo de lavar un montón de cacharros de Alaia solo con un chorrito y agua muy caliente. Es muy líquido por lo que hay que tener cuidado cuando lo estás echando para no pasarte...


ESTO ES LO QUE DICE NUK DE SU NUEVO PRODUCTO

Sin ninguna duda, los biberones duran más si se lavan a mano. El Detergente para biberonesNUK líquido a base de ingredientes naturales eficaz frente a proteínas. Ideal para la limpieza de biberones y boles

El Detergente para biberones NUK es actualmente el único producto del mercado que combate las proteínas de la leche. Contiene enzimas naturales que actúan sobre las proteínas de la leche y eliminan los restos secos de leche o alimentos en biberones, platos o boles.

Su nueva composición es natural, a diferencia de los detergentes líquidos convencionales. Existen otros detergentes que son particularmente eficaces frente a las grasas y cuyos ingredientes activos principales son agentes tensioactivos químicos. Estos agentes tensioactivos disuelven las grasas y permiten el aclarado posterior de cualquier resto con agua. No obstante, el Detergente para biberones NUK no está diseñado para eliminar los restos adheridos del asado del domingo, sino que tiene que ser eficaz frente a las proteínas de la leche que se encuentran en los restos secos de leche y comida en platos y biberones. Por esa razón, la composición del Detergente para biberones NUK se basa en ingredientes de origen natural que sencillamente actúan sobre las proteínas en los restos de alimentos y los limpian de forma eficaz.

Gracias a estos requisitos diferentes, este lavabiberones líquido ha demostrado ser suave para el bebé, y sus ingredientes de origen natural lo diferencian de los denominados detergentes “Sensitive” o “Balsam” que simplemente contienen un aditivo nutritivo que ejerce un efecto positivo sobre la piel. 


Este juego de MI NENE XICO también es muy gracioso pero no sé si son sin Bisfenol A... no lo dicen. 


OTROS ESCURRE BIBERONES:



Es el mismo que se puede poner en 2 posiciones, cuesta 8 euros y es de la marca SARO, el más barato!

Este como un cesped es original

Este de BEABA es muy práctico porque se compacta para guardarlo

 Este ocupa demasiado...