martes, 25 de septiembre de 2012

Mi parto: tercera parte, el expulsivo

Todo el mundo empezó a moverse de un lado a otro... venían enfermeras con los utensilios, la matrona se puso la ropa verde, la mascarilla, los guantes... impresiona ver todo el despliegue!!

Le añadieron rápidamente unas cosas a la camilla y la convirtieron en mesa de parto. Me dijeron que iba a estar empujando media hora como mínimo... empecé a empujar y me acuerdo de la cara de Ander que estaba alucinado... me dijeron que tenía que empujar de forma más larga. Cuando venía la contracción (yo las notaba porque me bajaron un poco la intensidad de la epidural, mucho mejor si sientes por lo menos las ganas de empujar...) Cogía aire y empujaba fuerte, en cada contracción 2 o 3 veces... me decían que muy bien, que lo hacía bien y ese ánimo te da más ganas de empujar... pero yo dolor no sentía en absoluto... ni sentí la necesidad de sentirlo, pero eso es algo personal, hay mujeres a las que el parto natural sin epidural les parece lo mejor, lo respeto pero no lo comparto.

Ya se veía el pelito, la cabecita estaba muy abajo... me pusieron un poco el espejo, vi como con mis esfuerzos empujaba su cabecita que se movía de atrás hacia delante y luego se volvía a meter un poquito y entonces la matrona me dijo que me iba a hacer una pequeña episiotomía porque la niña era grandecita... y yo le dije que entonces quitara el espejo, no quería verlo.

La forma de empujar es la siguiente, tienes que empujar muy abajo, concentrada con la parte de debajo del ombligo, como cuando vas a hacer de vientre (por decirlo finamente). Coger aire fuerte y empujar 2 o 3 veces largas, si no llegas a empujar 3 con una respiración es mejor 2 veces más largas. No se te tiene que hinchar la garganta (eso es que estás empujando desde arriba y no es correcto).

Fue muy poquito lo que cortó en la episiotomía porque luego solo me dió 4 puntos por fuera, pero en 2 empujones más ya salió. No estuve empujando más de 20 minutos en total. Ander me animaba: "venga que ya está, un poco más" como en las películas... y salió Alaia como un pececito calentito y me la pusieron en la tripa... era preciosa mi niña.

Una cosa es cierta y rompo una lanza a favor de las valientes que paren sin epidural, por el esfuerzo que hacen la expulsión tiene que ser más aliviadora y por ello más intensa, yo me quedé un poco como... ya está? esto era todo a lo que había temido desde pequeña? de todas formas pienso que una menor intensidad no empaña el momento de tenerla en brazos que es igual de especial para todas las madres...

Ya teniéndola en brazos todo daba igual, la matrona y la enfermera seguían esperando a que saliera la placenta, me apretaban bastante la tripa para que no quedara nada dentro ya que es muy importante que no queden restos de placenta y demás pero aunque en otro momento hubiera sido un poco molesto yo ni me enteraba...estábamos alucinados, no dejábamos de mirarla... Alaia ya estaba aquí a la 1:55 de la mañana del 20 de junio, último día de la primavera de 2012.

Las primeras 2 horas nos quedamos en esa misma sala, mientras su aita le hacía fotos y salía a hablar por teléfono, yo le daba el pecho tumbada en la camilla... es increíble la naturaleza, tan pequeña y ya sabía lo que tenía que hacer... fue un momento muy bonito de intimidad de los 3, solo se interrupía con las voces de alegría de los aitites/abuelos que salían del teléfono, pero merecía la pena compartir con ellos ese momento.

Pasada la primera hora entró una enfermera para limpiarle un poco en una cunita a mi lado pero se respetó lo más importante y es que los recién nacidos tienen que estar en el pecho desde el principio, sin interferencias, esto hace que la lactancia se establezca más fácilmente.

2 horas después nos subían a planta, ya éramos una familia!!! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario