sábado, 15 de septiembre de 2012

La habitación de Alaia o el síndrome del nido...

El moisés familiar:

Una de las cosas que siempre me han fascinado son las cunitas. Desde que era pequeña he jugado con bebés, primero Nenuco, luego el Baby Feber y por último el Baby Bebé... y a todos les hacía una cunita con lo que tuviese a mano... pero una de las cosas que más me gustaba era cuando mi madre sacaba el moisés para dejárselo a alguien, entonces yo pensaba... cuando tenga un bebé dormirá en ese moisés. Esto sí que era instinto maternal.

El moisés en cuestión, que es de mimbre con dosel, tiene unos 38 años, aunque a mi siempre me ha parecido que tenía unos 100, y lo compró mi ama en Los Encajeros  una tienda con mucha solera en Bilbao y que ahora tiene su ubicación en Getxo.





Lo bueno de este moisés es que es bastante grande de tamaño y que tiene ruedas, lo malo que no se mueve tanto como otras mini cunas (imprescindible muchas veces para ayudarle a Alaia a dormir) y que al ser tan viejito las ruedas, aunque se las hemos cambiado, no giran del todo bien.

Lo mejor es que en este moisés han dormido unos
6 o 7 niños por lo que tiene que tener algo especial, o por lo menos eso pienso yo... las cosas de bebés compartidas tienen su encanto.

Por el momento Alaia duerme con nosotros en la habitación, lo que facilita la lactancia por las noches, casi no me despierto para darle de comer... y lo más importante, ella tampoco.



Su habitación:

La habitación de Alaia siempre me la imaginé rosa, pero no un rosa palo sino un rosa potente que le llame la atención, que le de alegría como su nombre. No quería poner desde el principio una habitación juvenil porque me encantan las de bebé y hasta los 6 o 7 años más o menos no es necesario que el niño tenga su propia mesa de estudio y en ese tiempo te puedes llegar a cansar del mobiliario juvenil e incluso se puede estropear, ya habrá tiempo de redecorar en el futuro...

Os dejo unas fotos de la habitación:







La verdad es que yo no me puedo quejar ya que la mayoría de las cosas me las ha dado mi hermana, eran de mis sobrinas, por lo que he podido darme algún que otro caprichito.

El cambiador de Stokke es heredado y la verdad me parece que merece la pena comprarlo aunque sea de segunda mano, porque debe ser caro... tienes al bebé mirando hacia delante, a la altura perfecta, con espacio para almacenar en las cestas o en la balda, con dos bandejas a los lados para tener todo a mano... y como es tan grande te sirve durante muchos meses y luego se convierte, añadiéndole una pieza, en un escritorio infantil.

La cómoda, el perchero y la cenefa de madera maciza los he comprado en una tienda de Bilbao que se llama Oh Baby! y es de una marca que se llama Baby Klass, esto ha sido un capricho, porque si no hubiera heredado el resto me habría comprado la cómoda de Ikea y la habría "tuneado" de bebé como hace mucha gente ;)

La cuna grande, no se de qué marca es porque también es heredada y tiene varios años.

Los vinilos de las hadas, las flores del armario y el nombre que he enmarcado son de la página decohappy que tiene unos diseños muy alegres, son de gran calidad y fácil colocación.




El espejo blanco es de Zara Home, lo tengo desde hace varios años, la alfombra es de Ikea, también me la regalaron hace unos años, y el cuadro de arte africano que se llama Tinga Tinga,  lo compramos en Tanzania en nuestro viaje de novios, os pongo este enlace que es muy curioso para los niños... podeis ver en google muchas imágenes sobre estos cuadros llenos del colorido y motivos de animales Africanos.


La habitación que me inspiró es ésta que está en la página ENTRECHIQUITINES que obtuvo un premio por su practicidad en la vida familiar, lo único que me falta por poner y que me encantó es el tatami con el espejo, me parece una idea buenísima para mejorar la psicomotricidad del bebé y ayudarle a que se reconozca en el espejo.





1 comentario:

  1. No es por desmoralizarte, Amaya, pero si sigues con la lactancia materna y escuchas un poquito a tu bebé, seguramente para cuanda Alaia vaya su habitación tendrá ya posters de cantantes y ese tipo de cosas. Yo tengo una preciosa habitación para mi hija, en la que igual juega algún rato de vez en cuando, pero por las noches, normalmente la habita su papá. Ella sigue durmiendo conmigo todavía y su hermanito de 4 años que todavía mamá también. Yo estoy encantado durmiendo con ellos.

    Amaia

    ResponderEliminar